Hay locuras para la esperanza

hay locuras también del dolor

y hay locuras de allá

donde el cuerdo no alcanza

locuras de otro color

 

hay locuras que son poesía

hay locuras de un raro lugar

hay locuras sin nombre

sin fecha sin cura

que no vale la pena curar

 

hay locuras que son como brazos de mar

te sorprenden te arrastran te pierden y ya

hay locuras de ley pero no de juzgar

 

hay locuras que son la locura

personales locuras de dos

hay locuras que imprimen

dulces quemaduras

locuras de diosa y de dios

 

hay locuras que hicieron el día

hay locuras que están por venir

hay locuras tan vivas

tan sanas tan puras

que una de ellas será mi morir.