EVANGELIOS Y COMENTARIOS     

                             
                              

 

                            

                                cristianos siglo veintiunoPágina PrincipalÍndice

 

 

 

Jn 14, 1-12

(pinchar cita para leer evangelio)     

 

 

VIVIR CONSCIENTEMENTE CONECTADOS

 

 

En los llamados “discursos de despedida” (o “testamento espiritual” de Jesús), que abarcan los capítulos 13-17, el autor del cuarto evangelio, recogiendo tradiciones anteriores y añadidos que provenían de diferentes manos, sintetiza, con tanta hondura como belleza, el núcleo del mensaje. Un mensaje que, como el resto del escrito, va a centrarse en el Padre, objeto de la revelación de Jesús.

 

Uno de los aspectos más llamativos del texto concreto que nos ocupa es la estrecha e inseparable relación que manifiesta Jesús con el Padre, desde el principio hasta el final, y que se subraya con uno de los verbos preferidos para nuestro autor: menein, que puede traducirse como “permanecer” o “morar”. Jesús es, antes que nada, quien permanece en el Padre, secreto y raíz de toda su existencia. Por eso, vive también su propia muerte como una “ida al Padre”.

 

“Padre” (o “Madre”) es una metáfora –entrañable, por otro lado, para los discípulos de Jesús- para referirse a la Fuente de la vida, al Fundamento originario de todo lo que es, a la Presencia atemporal, luminosa y amorosa de donde todo procede y de la que todo está naciendo en permanencia. “Permanecer en el Padre” es vivirse conectado conscientemente a esa Fuente de la que estamos naciendo y que, en último término, constituye la Mismidad última –el núcleo definitivo- de todo lo que somos. Jesús vivió esa “conexión” de una manera tal que constituyó el secreto que explica toda su vida.

 

Esa “conexión consciente” nos introduce –como introdujo a Jesús- en un nivel de conciencia que trasciende lo mental y egoico, nos permite ver la realidad de un modo radicalmente nuevo y genera actitudes y comportamientos marcados por la paz, la bondad, la compasión y la sabiduría.

 

Se comprende que el texto empiece con una llamada a la confianza, que proviene de alguien que habla “con autoridad”: “No perdáis la calma, creed en Dios y creed también en mí”.

 

Perdemos la calma siempre que nos identificamos con lo impermanente, en cualquiera de sus formas. En definitiva, siempre que tomamos el yo como nuestra identidad definitiva. En cuanto éste se sienta amenazado, caerá la calma y aparecerá la turbación o la inquietud.

 

Y sabemos que el yo necesita poco para sentirse mal. Porque, como decía Tony de Mello, “todo lo que hace falta para descubrir al ego es una palabra de adulación o de crítica”. Hasta ese punto es inestable la “calma” del yo.

 

Creer en Dios y en Jesús significa apoyarse firmemente o, por volver a la imagen usada anteriormente, vivirse conscientemente conectado, en todo momento, con la Presencia atemporal, la Fuente de Vida o la Identidad última que compartimos.

 

Se trata, realmente, de una “Identidad compartida”, que no niega las diferencias individuales ni la infinidad de “formas” existentes, pero que las abraza y las trasciende, en una admirable No-dualidad. No otra cosa parecen significar las palabras de Jesús: “Donde esté yo, estéis también vosotros”. Estamos, con él, en el Padre, es decir, compartiendo un mismo “Territorio”, la Mismidad de todo lo que es.

 

Las “muchas estancias” (o moradas) parecen hacer referencia –por el sentido semita de “muchos” como “todos”- a abundancia y totalidad: se trata de una “inmensa estancia” –ésa es la Identidad ltima- en la que hay lugar para todos. Percibirlo y vivirlo así es ya permanecer en el Padre.

 

Para percibirlo, el autor nos presenta a Jesús en una proclamación excelsa –“Yo soy el camino y la verdad y la vida”-, que con frecuencia ha sido mal entendida. Desde una perspectiva mental, se hacía una lectura mítica: Jesús es la verdad y quienes creemos en él estamos también en la verdad.

 

Con lo cual, se caía, inadvertidamente, en un doble error de consecuencias funestas:

 

creer que la verdad podía atraparse con la mente, confundiéndola con una creencia,

 

creerse en posesión de la verdad, a diferencia de quienes no tenían la misma convicción, cayendo en el característico etnocentrismo mítico, según el cual, el propio grupo es portador de la verdad, frente al error de los de “fuera”.

 

Todo lo humano es relativo –lo cual no significa, como afirma el relativismo, que todo sea “igual”: hay cosas más ciertas y mejores que otras-; también lo que Jesús dijo no pueden ser sino afirmaciones relativas, hijas de un tiempo y espacio determinado. No puede ser de otro modo, ya que nuestra mente es siempre “situada”, “dice relación” (eso es la relatividad) a unas coordenadas espaciotemporales.

 

Para aproximarnos a esta expresión, quizás sea bueno recordar que, según los mejores exegetas, el acento de la misma está puesto en el término “camino”. De modo que podría sonar así: “Yo soy el camino que, por la verdad, conduce a la vida”.

 

Sabemos ya que la vida es el objetivo último de la misión de Jesús (“he venido para que tengan vida”: Jn 10,10). Pero, en cualquier caso, la afirmación que el evangelista pone en boca de Jesús se revela completamente sabia si caemos en la cuenta de que el sujeto de la misma es el “Yo soy” universal, la identidad última de todo lo que es. Ese “Yo soy” es la verdad de lo que es; por eso mismo, es también la vida. Y es al percibirlo así cuando encontramos el camino.

 

En esta lectura es claro que trascendemos el nivel mental, adoptando una perspectiva no-dual (desde un nivel conciencia transpersonal). Pero lo más significativo es que el propio Jesús se vivió en ese nivel conciencia, desidentificado del yo, como Conciencia unitaria.

 

Parecía ser consciente de que su identidad última no era “yo soy esto”, sino sencillamente “Yo soy”, sin otro añadido: ésta es, de nuevo, la Identidad que comparte todo lo que es. Al acceder a ella hemos encontrado el camino, nos reconocemos en la verdad de lo que somos –aunque luego nuestra mente no la pueda nombrar adecuadamente- y saboreamos la vida, más allá de la impermanencia de las formas.

 

Precisamente por eso, porque Jesús se percibe como el “Yo soy” universal, puede afirmar con rotundidad: “Quien me ve a mí, ha visto al Padre”. ¿Qué es el “Padre”, sino el “Yo Soy” universal y originario? Porque no se trata sólo de que, al ver a Jesús, podemos “imaginar” como será el Dios separado; la afirmación es mucho más contundente: al ver a Jesús, estamos viendo ya al Padre. Sólo hace falta saber mirar.

 

Pero eso es así, no porque Jesús sea la “excepción” –aunque fue realmente alguien “excepcional”-, sino que es en todo lo real donde podemos ver al Padre… a condición de que no nos hayamos quedado encerrados en la prisión de la mente (y del yo). Dicho más claramente: toda la realidad participa de la identidad del “Yo soy” y, en ese sentido, es manifestación y expresión de Dios. Esto no es panteísmo, sino no-dualidad.

 

Es cierto que todo esto no puede alcanzarse por la mente (ni está al alcance del yo), porque la mente es inevitablemente dual. Hace falta acallar la mente, sin renunciar a ella –de otro modo caeríamos en la irracionalidad-, para experimentarnos como el “Yo soy”, sin añadidos de pensamientos, recuerdos ni imágenes. Y déjate permanecer ahí… Nota cómo sales de la cárcel del yo (de la mente) y vives un “estar” o “ser”, que es plenitud.

_______________

 

 

Consciente de que esta lectura puede resultar ardua, sencillamente porque venimos de una identificación casi total con la mente (el yo), que nos hacía leer el evangelio en clave literalista, dual, mítica y etnocéntrica, me parece bueno aportar tres “ayudas”, en la esperanza de que puedan ser útiles.

 

1.   Para fundamentar la afirmación de que Jesús vivió en un nivel de conciencia que hoy llamaríamos transpersonal, percibiéndose como Conciencia unitaria, o “Yo soy” universal, puedo sugerir la lectura de lo que escribí sobre ello en un artículo: “El hombre sabio y compasivo. Una aproximación transpersonal a Jesús de Nazaret”.

Lo podéis encontrar en:

http://www.transpersonaljournal.com/pdf/vol1-jul09/Martinez%20Lozano%20Enrique.pdf

 

2.   Sobre la práctica del “Yo soy”, os copio el texto de un maestro de meditación, Mooji, que se expresa de este modo:

 

Quiero introducir una forma simple para que todas las personas puedan comenzar a sentir su verdadero Ser.

Esto es posible; cada uno puede experimentarlo por sí mismo.

 

Puede empezar encontrando aquel simple sentido de existir.

 

El sentimiento “Yo” o “Yo soy” es un gran comienzo. Simplemente, siente ese sentido natural de la existencia dentro de ti mismo. Permanece únicamente con esa sensación natural de ser; aquello que, dentro de ti, no está haciendo ningún esfuerzo. Simplemente “Yo soy”. Permanece en esa sensación y no conectes con ningún pensamiento, ningún recuerdo, ninguna intención, ningún deseo…

 

Vendrán, pero serás consciente de ellos; no te entretengas con ellos. No hagas nada…

 

Tal vez al principio vengan muchos pensamientos o sientas mucho ruido en la mente; está bien, eso no significa que nada esté mal.

 

Permite que el ruido esté ahí, pero tú permanece únicamente en tu presencia. Muy pronto, ese sentido de tu presencia será más fuerte y los pensamientos se alejarán. Y sentirás únicamente presencia.

 

No serás capaz de describirlo, pero lo sentirás como paz, como dicha, y se creará un espacio dentro de ti. Permanece en él, durante siete o diez minutos. Luego, abre los ojos y vuelve a la vida cotidiana…

 

Si las personas hiciéramos sencillamente esto, vendría una nueva luz y un gran belleza sobre el mundo”.

 

3.   El último es un regalo que me hizo llegar un religioso, Óscar, dotado también de una especial sensibilidad espiritual y social. Tras una cita del Maestro Eckhart, que nos hace caer en la cuenta de que quien realmente habita “nuestra casa” no es el yo, sino Dios, se abre, en un bellísimo  e inspirado soneto, a la vivencia de la No-dualidad.

 

Dios está en su casa en nosotros;

nosotros somos los extranjeros"

(Maestro Eckhart)

 

Preparo tu venida y enjalbego

mi pálida fachada mortecina;

intuyo tu pasar que se avecina

y aguardo en el zaguán, ardiente y ciego.

 

Te cuelas por la puerta del apego

y te hallo arena y cal de mi rutina;

a tal presencia frágil e inquilina

quisiera abrirme… y yo soy el que llego.

 

Que tú ya estás de okupa por mi casa,

morando en mi interior, presente-ausente,

entibo y nervio, clave o argamasa…

 

Y dudo ser vivido o ser viviente,

casero o visitante inoportuno,

ser dos, aire y materia, o sólo uno.

 

 

Enrique Martínez Lozano

                                                 www.enriquemartinezlozano.com