comentario editorial

 

El agua que no corre se estanca, se pudre y huele mal; eso lo sabemos todos. Pero también se pudre y huele mal toda vida que no fluye (Pablo D’Ors) 

10 de diciembre, domingo II de adviento 

Mc 1, 1-8

Una voz clama en el desierto: Preparad los caminos del Señor, allanad sus senderos 

José Mª Castillo (1929), escritor y teólogo exjesuita granadino, nos indica con el siguiente texto de su libro La religión de Jesús, la mejor manera de seguir los caminos espíritu: “La Buena Noticia de Jesús no empezó en el Templo, ni vino de sus funcionarios y sus ceremonias, sino del desierto, de un profeta del desierto. El Evangelio no empieza en lo religioso, sino en lo laico. El principio y fundamento para respetar y vivir lo religioso es empezar por respetar lo laico. Cuando la religión no respeta este criterio, hace daño a la gente y la aleja de Dios”. Y hace la idea de que, frente a la propuesta de Juan el Bautista centrada en el pecado y la confesión de los pecados (Lc 3, 3), el interés de Jesús fue la vida, la felicidad y la alegría de la gente. 

El Evangelio, Camino abierto a otros caminos. En cada una de sus amplias rotondas encontramos múltiples direcciones, todas ellas idóneas para que cada persona pueda alcanzar su meta. Lo importante es no detenerse nunca. Lo que Jesús nos aporta es descubrir que, como él, somos Vida

Pablo, con su mapa de autopistas abiertas a los gentiles, dice en Romanos: “¡Qué abismo de riqueza, de sabiduría y de prudencia el de Dios! ¡Qué insondables sus decisiones, qué incomprensibles sus caminos!” (Rom 11, 33) 

La mejor y más segura, la de la humanidad. Del poema sinfónico del húngaro Franz Liszt Lo que se oye en la montaña, dice el musicólogo alemán Carl Dahlhaus en su obra La música del siglo XIX: “El poeta percibe dos voces: una dice 'Naturaleza', la otra 'Humanidad'. Ambas forcejean entre sí, se entrecruzan y fusionan hasta que finalmente se disuelven y extinguen en una contemplación sagrada”. Liszt nos muestra con hondura y profundidad interior, caminos abiertos hacia todos los seres que nos acompañan en la aventura de la existencia. En su oratorio, Christus, encontramos tanto aspectos humanistas como espirituales. No olvidemos que, junto con la música, la lectura de los Evangelios le llevó a adoptar actitudes místicas en algunos momentos de su vida. 

En el Antiguo Testamento, dos mujeres del paganismos, Ruth y Noemí. Lo que importa es que estas dos mujeres, unidas por la solidaridad y el amor, van a recorrer un camino juntas y van a acercarse juntas a la experiencia de Dios: “No insistas en que te deje y me vuelva. A donde tú vayas, yo iré, donde tú vivas, yo viviré; tu pueblo será el mío, tu Dios será mi Dios” (Rut 1, 16). Un Dios, Yahvé, que escoge a los oprimidos, que escoge a los marginados, que escoge a los pobres y que les acompaña en su proceso de liberación, y para el que, siglos más tarde, Isaías demanda se le prepare un buen pasaje: “Una voz grita: En el desierto; preparad un camino al Señor; allanad en la estepa un camino para nuestro Dios” (Is 40, 3). 

El dramaturgo y novelista brasileño, Paulo Coelho, nos dice en El Peregrino de Santiago –concha, bastón y calabaza– que la paz se logra siempre que se sigue recorriendo caminos: “Todo el entorno reflejaba una paz infinita, la paz de un mundo que todavía tenía mucho más para crecer y crear, y que sabía que para esto era necesario continuar caminando, siempre caminando”. Sin detenerse, porque, como escribió Pablo D’Ors en Biografía del silencio: “El agua que no corre se estanca, se pudre y huele mal; eso lo sabemos todos. Pero también se pudre y huele mal toda vida que no fluye”.

 

TEXTO

“No se enciende un candil para taparlo con un celemín, sino que se pone en el candelero para que alumbre a todos en la casa” (Mt 5, 15)

Él es, y yo soy consciente
de sentir la misma piel.
Bordamos los pensamientos
sobre la arena del mar.
Es un tejer y bordar
de pensar y sentimientos.
Serie perfecta de acordes
en las riberas del mar.
Es un tejer y bordar
de glorias misericordes.

(Evangélico Cuarteto. Ediciones Feadulta)

 

Vicente Martínez