Buscador Avanzado

Tema

Libro de la biblia

Autor

* Cita biblica

Rango de fechas

-

Idioma

Orden de resultados

 

* Escribe la cita biblica como en el ejemplo:
Mt 5, 1-12

ENTRE LA PROVIDENCIA Y LA INQUIETUD DE CADA DÍA

Escrito por 
Valora este artículo
(55 votos)

Sé que la vida vale más que el alimento

aunque éste tenga lábel y sea exquisito;

y que el vestido, a pesar de modas y modistos,

es sólo complemento de nuestro cuerpo.

 

Sé que los lirios del campo no hilan

y son hermosos y dignos de elogio;

y que la hierba, aun siendo tanta y tan barata,

tiene un color que enamora y descansa.

 

Sé que los pájaros ni siembran ni siegan

ni almacenan en las estaciones buenas,

y, sin embargo, no les falta el alimento

ni otras cosas para sus cantos y fiestas.

 

Sé que Salomón fue un hito de grandeza.

y que otros reyes y señores siguen sus pasos,

pero ninguno gana en colorido y belleza

a las flores que surgen en praderas y campos.

 

Sé que para ti soy valiosa y única

pues llevo tu aliento y seña en mis entrañas,

pero no comprendo tu evangelio

y termino rota y volviendo cada día a tu fragua.

 

Sé que por mucho que me preocupe

no logro añadir un palmo a mi estatura

ni una hora al tiempo de mi vida,

y sigo tropezando en la misma piedra.

 

Sé que nadie puede estar al servicio de dos amos

que quieren corazones enteros,

por eso nos inventamos el divorcio

y los compromisos no duraderos.

 

Sé que en toda historia, al final, pugnas

Tú con el dinero, y no puede haber acuerdo,

pues ambos tenéis intereses opuestos

y queréis que seamos vuestros.

 

Sé que no hay que preocuparse por el mañana,

pues a cada día le basta su propio afán.

Sé que Tú eres el sereno de mis noches y días,

Y a pesar de todo hay días que duermo mal.

 

Yo, que deseo y busco lo esencial,

a veces me siento desorientado y perdido

en este mundo en el que vivo

y que solo me ofrece señales de ello.

 

Por eso, a pesar del consejo evangélico,

me preocupo, agobio y y rebelo,

y solo descanso y me entrego a tus brazos

cuando me has vencido y pones en tu regazo.

 

Florentino Ulibarri

Leer 3672 veces
Inicia sesión para enviar comentarios